detrás de una lente

¿o acaso hay un lugar mejor?

Las propiedades de la luz: Temperatura de color

Finalmente me decidí a escribir esta cuarta parte de la serie de artículos "Propiedades de la luz". En la primera parte hablamos sobre la dirección; en la segunda, sobre la intensidad y en la tercera, sobre la dureza. En esta ocasión nos toca tratar el tema "temperatura de color".

Bien, en primer lugar debemos comprender un concepto que en principio parece un poco antinatural, pero que es indispensable para poder entender el tema: el color blanco es relativo. Seguramente ya estarán pensando "¿qué dijo este imbécil?". Bueno, lo que este imbécil quiere decir es que nuestro cerebro se encarga de "traducir" los colores dependiendo de la iluminación a la que estemos expuestos. Por ejemplo, el color de la luz del sol al atardecer es muy distinto al que tiene al mediodía, pero en ambos casos podemos distinguir los colores (y saber lo que es blanco) correctamente. Afortunadamente nuestro cerebro es muy bueno en esa tarea y ni lo notamos, pero al parecer las cámaras no tienen esa habilidad (probablemente por no tener cerebro).

Seguramente alguna vez notaron ese efecto (o defecto) cuando tomaron una foto y el sujeto fotografiado quedó excesivamente azul, o excesivamente amarillo sin estar ni cianótico ni padecer hepatitis. Bien, ahí fueron víctimas de un error por parte de la cámara al intentar determinar la temperatura de color. Quizás la luz era muy amarilla (por ejemplo, la proveniente de una lámpara incandescente) o muy azul (por ejemplo, la que hay a la sombra en un día soleado) y la cámara no supo detectarlo.

Las cámaras digitales pueden ajustar mediante su software la captura de imágenes para compensar esas variaciones en el color de la luz, pero las analógicas no tienen esa habilidad, por lo cual debemos recurrir al uso de filtros delante de la lente para realizar la compensación y obtener los colores correctos.

Pero comencemos, mejor, con una definición un poco más técnica, para entender de qué se trata todo esto. Técnicamente la temperatura de color nos dice qué tan azul o amarilla es una fuente de luz. Las luces de menor temperatura de color son las más rojizas y las de mayor son las más azuladas.

Para medirla se la compara con el color de la luz que emite un determinado cuerpo negro (pensemos en un trozo de metal negro, en principio) calentado a una determinada temperatura medida en grados Kelvin. Por ejemplo, si la luz de una vela tiene el mismo color que el del cuerpo negro calentado a 1900ºK (grados Kelvin) decimos que la temperatura de color de esa vela es de 1900ºK. Para tener una referencia les ofrezco la siguiente gráfica:

Photobucket
Como pueden observar, el color de la luz varía enormemente dependiendo de la fuente que la está emitiendo. La clave para obtener los colores correctamente en nuestras imágenes es decirle a la cámara con cierta precisión en qué parte de la escala está la fuente de luz que ilumina en nuestra imagen, para que esta sepa que todo lo que está por encima es azulado y lo que está por debajo es amarillo. Al cometer un error en este ajuste, los colores resultantes serán erróneos.

Mucho mejor ver esto con un ejemplo, claro. Estas imágenes las tomé (sin ningún tipo de filtro) con mi Canonet QL-19 usando película Fujifilm Sensia, que está diseñada para luz de día (5500ºK). La primera foto fue tomada con luz incandescente, que tiene una temperatura de color mucho menor (cerca de 2800ºK) mientras que la segunda fue tomada a la sombra en un día despejado, que tiene una temperatura mayor.



Exactamente como esperábamos (no como deseábamos, claro) la primera imagen resultó totalmente anaranjada, mientras que la segunda viró salvajemente al azul.

En el caso de las cámaras analógicas debemos recurrir a filtros delante de la lente para virar los colores hacia los que la cámara espera. Por ejemplo para tomar fotos en un lugar iluminado con lámparas incandescentes con película preparada para luz de día, deberíamos hacer uso de un filtro de color azulado (para ser más exactos, uno llamado 80A).

En cuanto a las cámaras digitales, tenemos la posibilidad de corregir esto mediante software, teniendo al menos cuatro posibilidades para ello: el balance de blancos automático provisto por la cámara, un juego de valores predefinidos (soleado, nublado, incandescente, fluorescente, etc), la posibilidad de establecer un balance de colores personalizado (mostrándole a la cámara algo que sepamos con certeza que es blanco o de color neutro, como una tarjeta gris 18%) o configurarlo directamente en post-producción en la computadora, si hacemos uso del formato RAW.

Para que vean un ejemplo de corrección de colores hecha en post-producción, aquí les muestro cómo queda la imagen que vieron arriba, antes y después de aplicar unos ajustes en Photoshop:


Antes de despedirme, les quiero transmitir una experiencia personal. Hace unas semanas compré a través de eBay una tarjeta gris 18% para poder determinar con mayor exactitud la exposición y el balance de blancos en mis fotos digitales. Verdaderamente puedo decir que fue una inversión grandiosa que me ha ahorrado un montón de tiempo. Es todo tan sencillo como apuntar la cámara a la tarjeta para indicarle cuál es el color neutro y todo va de maravillas, sin tener que perder toneladas de tiempo en Photoshop o Lightroom tratando de corregir los colores.

Bien, con esto hemos llegado al final de este breve artículo, en el cual he tratado de darme a entender (¿con éxito?) sobre la temperatura de color de las fuentes de luz. Y también hemos llegado al fin de esta serie de artículos titulada "Propiedades de la luz".

6 comentarios:

LoQra! dijo...

Muy interesante este articulo!!!! La verdad que me sirve y mucho!!!

Muchas Gracias por tomarte tu tiempo y hacer esto!

Que estes bien!

Saludos!

Federico dijo...

Muchísimas gracias a vos por comentar, LoQra!!

Anónimo dijo...

Excelente, muy completa la información, muchas gracias, muy útil....

Federico dijo...

Muchas gracias a ti, Anónimo!

Angélica dijo...

Muchas gracias por explicar estas cosas de manera sencilla. Seguiré explorando tu blog para ver que otras cosas interesantes encuentro.
Saludos :)

Anónimo dijo...

Que la LUZ, mas alla del sol y de un flash de camara te colme de mil bendiciones, pues aunque no estes conciente de eso, tus explicaciones tambien aplican a la LUZ y a la oscuridad en el plano espiritual. Busca la adecuada,direccion, intensidad, dureza y temperatura del color en tu vida, y obtendras como resultado retratar tu espiritu en tu verdadera casa, a donde haz de retornar, pronto encontraras el camino...sigue la LUZ. Yo te bendigo. SJ

Publicar un comentario


Seguidores

Mi Flickr

solofotones. Get yours at bighugelabs.com