detrás de una lente

¿o acaso hay un lugar mejor?

Introducción a la Exposición 2

Este artículo fue publicado originalmente en la publicación online "Café Porteño Ilustrado" en marzo de 2008.

Presentación

Bienvenidos a esta segunda parte de "Introducción a la Exposición". En la primera parte habíamos hablado de los conceptos básicos de la exposición: apertura, tiempo de exposición, sensibilidad ISO y condiciones de iluminación. Si no manejas con comodidad estos conceptos te recomiendo que vayas a la primera parte y la leas antes de continuar con esta.

En esta segunda parte del artículo veremos diversos ejemplos en los cuales participan estos factores usando números reales. ¡Comencemos!

Concepto de stop

A la hora de manejarnos con la exposición nos va a ser muy útil el concepto de stop. Un stop representa una diferencia del doble de exposición. Es decir, si cambiamos, por ejemplo, el tiempo de exposición de forma tal de dejar pasar el doble de luz, tendremos un stop más de exposición. O si reducimos la sensibilidad a la mitad, tendremos un stop menos. Abrir un stop el diafragma sería abrirlo lo suficiente como para dejar pasar el doble de luz... Y así sucesivamente. Un stop más representa el doble de exposición, y uno menos representa la mitad. Dos stops son el cuádruple o la cuarta parte, tres stops son ocho veces más o la octava parte, etc.

Los stops en el tiempo de exposición

En el tiempo de exposición una diferencia de un stop se crea simplemente duplicando el tiempo o reduciéndolo a la mitad. O sea, si tenemos un tiempo de 1/100 (una centésima de segundo), obtendremos un stop más de exposición si lo llevamos a 1/50, o uno menos si nos vamos a 1/200.

Los stops en la apertura

Obtener un stop más de exposición abriendo el diafragma puede conseguirse dividiendo el número f por la raíz cuadrada de dos. Y para tener un stop menos de exposición tendremos que multiplicarlo. O sea, si llevamos el diafragma de f/5.6 a f/4.0 ganamos un stop más de exposición, o si pasamos de f/8 a f/11, lo perderemos.
Explicar el por qué de estas relaciones numéricas tan raras llevaría demasiado tiempo y no es el propósito de este artículo. Sin embargo pueden encontrar la respuesta aquí.

Los stops en la sensibilidad ISO

Conseguir un stop más de exposición utilizando un cambio de ISO es tan simple como duplicar el número. Y obtener uno menos se consigue dividiéndolo por dos. Es decir, si pasamos de ISO 100 a ISO 200 ganamos un stop, o si pasamos de 800 a 400, perdemos uno.

Los stops en la iluminación

Como era de esperarse, tener un stop más de exposición lo conseguiremos teniendo el doble de iluminación, y uno menos con la mitad de luz. Si en vez de encender dos lámparas, encendemos cuatro (asumiendo que son iguales, están ubicadas en el mismo lugar y apuntando hacia el mismo lado) ganaremos un stop de exposición, y viceversa.

Ejemplos numéricos

Muy bien, ahora que ya tenemos toda la base necesaria, podemos proceder con unos ejemplos numéricos.

Ejemplo 1

Supongamos que estamos utilizando una lente cuya apertura máxima es de f/2.8 en unas condiciones de iluminación que nos permiten obtener la siguiente exposición correcta:

Tiempo: 1/30 s
Apertura: f/5.6
Sensibilidad: ISO 100

Ahora bien, si quisiéramos reducir el tiempo de exposición (porque estamos tomando fotos de unos niños jugando que se mueven muy rápido y salen borrosos), ¿qué podríamos hacer?
Bien, podríamos abrir nuestro diafragma hasta f/2.8, ganando dos stops de exposición, y reducir el tiempo otros dos stops para compensar, quedando así:

Tiempo: 1/125 s
Apertura: f/2.8
Sensibilidad: ISO 100

Noten que el tiempo debería haber sido, estrictamente, 1/120 y no 1/125. Lo que sucede es que en la fotografía muchas veces se toman valores aproximados, con los que es más fácil trabajar. Bien, supongamos que necesitamos ganar un stop más para reducir el tiempo hasta 1/250, que nos dará suficiente velocidad como para capturar a los niños en movimiento sin que se borroneen. Podríamos aumentar un stop la sensibilidad, y reducir uno el tiempo para compensar:

Tiempo: 1/250 s
Apertura: f/2.8
Sensibilidad: ISO 200

¡Ya tenemos un tiempo lo suficientemente corto como para congelar el movimiento! ¡Misión cumplida!

Ejemplo 2

En este otro ejemplo tenemos una lente cuya máxima apertura es de f/2 y unas condiciones de iluminación que nos dan una exposición correcta con:

Tiempo: 1/100 s
Apertura: f/4
Sensibilidad ISO 800

¿Qué podríamos hacer para reducir el ISO (y obtener así menos ruido (o grano) en la imagen)? Bien, podríamos abrir el diafragma hasta f/2, ganando dos stops, y luego reduciendo el ISO otros dos.

Tiempo: 1/100 s
Apertura: f/2
Sensibilidad: ISO 200

Y, finalmente, podríamos aumentar el tiempo al doble, y compensando con un stop menos de ISO.

Tiempo: 1/50 s
Apertura: f/2
Sensibilidad ISO 100

Conclusión

Como ven, todo es cuestión de ganar stops por un lado, y perderlos por otro, hasta obtener el balance que buscamos. En algunos casos queremos mucho tiempo de exposición, para captar el movimiento. En otros, queremos mantener el ISO bajo para tener una imagen más nítida. O quizás queremos tener el diafragma bien cerrado, para ganar profundidad de campo. Luego, compensamos los cambios sobre esos factores con otros, y seguiremos teniendo una exposición correcta, con los resultados que esperamos.

0 comentarios:

Publicar un comentario


Seguidores

Mi Flickr

solofotones. Get yours at bighugelabs.com